jue

07

mar

2013

Patadas a la ciencia: Colección de falsos mitos populares (3)

Tercera entrega de la serie "Falsos mitos populares", creencias populares sobre el funcionamiento de la Naturaleza. Remedios caseros para curar la garganta, saunas que adelgazan, luces que atraen a los insectos, ciegos que desarrollan el oído, lagos subterráneos de petróleo y madres que comparten sangre son sus fetos. 

LAS AFECCIONES DE LA GARGANTA Y LA VOZ PUEDEN MEJORAR SI SE CONSUME TÉ CALIENTE, LIMÓN, MIEL, HELADO O YEMAS DE HUEVO.

FALSO. Si la afección es producida por alguna bacteria o virus, ninguno de esos alimentos tiene efecto contra dichos microorganismos (no tienen propiedades antibióticas). Si se trata de una irritación (por ejemplo, después de haber cantado o gritado mucho tiempo), el problema se encuentra en el interior del tejido de la garganta, lugar a donde no llega ningún alimento ingerido. Las células dañadas no pueden repararse con la ingesta de ningún alimento. Una bebida caliente puede llegar a dañar más aún la garganta y una bebida fría también. Aplicar frío en un tejido humano podría favorecer la disminución de una inflamación, pero tragar helado no mantiene la zona fría el suficiente tiempo como para que sus efectos se noten. Una vez que los alimentos se encuentran dentro de estómago, sus hipotéticos efectos desaparecerían. Y para colmo, cuando tragamos, los alimentos no tocan las cuerdas vocales, porque discurren por "otro camino".

LA SAUNA ADELGAZA

FALSO. La sauna es una habitación donde hace mucho calor. Este calor (en ocasiones más de 60º) provoca un exceso de sudoración, que es no es otra cosa que la respuesta del cuerpo humano a dicho aumento de calor. Cuando sudamos, nuestra piel se humedece y cuando el sudor se evapora, la piel se enfría para que la temperatura de nuestro cuerpo no exceda de ciertos límites. Sudar copiosamente implica la pérdida brusca del agua almacenada en nuestro organismo. Pero perder agua en abundancia no implica perder grasa. Tras una larga sesión de sauna, un adulto puede llegar a pesar varios kilos menos: pero sólo es una pérdida de agua (en realidad, nos deshidratamos). A medida que ingerimos alimentos y bebidas después de la sauna, el agua perdida se vuelve a recuperar hasta el nivel óptimo que decide nuestra propia biología. La grasa perdida es nula (a no ser que dentro de la sauna, nos practiquen una liposucción)

LA LUZ ATRAE A LOS INSECTOS VOLADORES

FALSO. Este mito se basa en el hecho de que si encendemos una lámpara en la oscuridad de un campamento, el lugar se llena de polillas, mosquitos y otros bichos voladores que, hasta ese momento, no habían aparecido. La deducción más común es la de creer que la luz atrae a los insectos. Pero no es cierto. Estos animales suelen orientarse en la noche usando para ello las débiles luces naturales, como la Luna o las estrellas. Utilizan la débil luz de los astros como guía o baliza para volar en una determinada dirección o siguendo una trayectoria concreta, sabieno que esas luces permanecen casi fijas en el firmamento, lo que les permite recorrer grandes distancias sin desviarse. Pero la aparición de una luz artificial en su campo visual, les hace seguirla también para recorrer un camino recto y, al estar dicha luz muy cerca, la trayectoria que trazan no es una recta (como cuando persiguen a la Luna), sino una curva o una circunferencia sin fin. Como resultado, los insectos revolotean constantemente alrededor de la lámpara, pero no porque les atraiga, sino porque la usan como baliza para desplazarse en lo que ellos creen que será una línea recta.

LOS CIEGOS DESARROLLAN MÁS OTROS SENTIDOS, COMO EL OIDO O EL TACTO.

FALSO. Perder un determinado sentido no afecta a los mecanismos celulares de ningún otro órgano. Ni se aumenta el número de células ni el rendimiento de éstas. Cuando se suelen afirmar cosas como ésta, da la sensación de que el propio organismo fuerza la mejora de otras partes del cuerpo para paliar los defectos propios, como si la anatomía tuviera un cierto poder de decisión para cambiar sus estructuras. Podría ser que cuando una persona pierde la vista, se debe apoyar más en otros sentidos como el tacto o el oído, haciendo que su atención se fije más en los estímulos auditivos que cuando podía ver. Pero este aumento de atención lo experimenta cualquier persona a la que se le priva de luz momentáneamente (como cuando se queda a oscuras). Ahora bien,  depender más de un determinado sentido o utilizarlo más, no significa desarrollarlo. Se han realizado numerosos experimentos científicos sobre este particular, y todos ellos desmienten este hecho.

EL PETRÓEO FORMA INMENSOS LAGOS SUBTERRÁNEOS

FALSO. El petóleo se encuentra en el subsuelo, contenido en zonas de rocas porosas. Cuando la actividad industrial vacía un depósito de petróleo, no deja un agujero subterráneo en su lugar, sino una masa de roca porosa vacía pero sólida (como una esponja rígida o un cúmulo de pequeñas piedras o grava). Aunque dicha roca esté plagada de minúsculos agujeros vacíos (los poros), su resistencia es tan grande, que impide que el terreno que hay encima de ella, se hunda. Por tanto, no existe ningún peligro de derrumbamiento.

LA MADRE Y SU FETO COMPARTEN EL FLUIDO SANGUÍNEO.

FALSO. Aunque ambos estén unidos por el cordón umbilical y la placenta, la sangre de la madre no llega nunca a conectarse con el sistema circulatorio del feto. Los alimentos que circulan por el fluido sanguíneo de la madre, se aproximan al sistema circulatorio del bebé pero sin entrar en su torrente. Estos "alimentos" pasan al feto atravesando las tupidas membranas que separan ambos cuerpos por medio de un proceso de ósmosis, atravesando diminutos agujeros que, aunque son lo bastante grandes como para dejar pasar moléculas de nutrientes y gases como el Oxígeno, también son tan finos que impiden que la sangre lo atraviese. De otro modo, madre e hijo deberían tener el mismo grupo sanguíneo, y no es así. Algunos microorganismos pequeños (como ciertos virus), también pueden atravesar estas finas membranas (transmisión del virus VIH). Lo que la madre coma, beba o respire, afecta al feto, pero sus sangres no se mezclan.

 

<<< MÁS ARTÍCULOS DE ESTA SERIE >>>

FALSOS MITOS POPULARES 1  -  2  -  3  -  4 -  5  -  6

Escribir comentario

Comentarios: 0