Patadas a la Ciencia: El falso experimento de Galileo

Uno de los experimentos más famosos atribuidos a Galileo Galilei, fue aquél en el que demostró que todos los objetos caen al suelo con idéntica aceleración, independientemente de su masa, que presuntamente llevó a cabo en la Torre de Pisa. Sin embargo, este experimento no fue llevado a cabo por Galileo, sino por su compatriota Riccioli, en 1664

En realidad, sí que fue Galileo quien determinó este resultado aparentemente contradictorio, y lo hizo utilizando las matemáticas y un poco de imaginación, pero no consta en sus escritos, referencia alguna a posibles datos obtenidos de un experimento real. El propio Neil Amstrong hizo este experimento sobre la superficie de la Luna, dejando caer al unísono una pluma y un martillo, comprobando que ambos llegaban al suelo a la vez, tras lo que anunció que "Galileo tenía razón".

 

El falso experimento de Galileo viene reflejado en numerosos libros de texto (he aquí  un ejemplo, donde se hace referencia al experimento en las páginas 25/26) y el error pudo haberse debido a algún comentario poco fidedigno que pudo haber hecho el biógrafo del famoso científico italiano.

 

En vez de esto, sí que se tiene constancia documental de que el experimento fuera realizado en 1644 por el astrónomo italiano Giovanni Battista Riccioli (1598-1671) en la torre Asinelli de Bolonia, Italia. Los resultados fueron expuestos en su obra enciclopédica Almagestum Novum (1651).

 

Tras sus correspondientes mediciones, Riccioli llegó a calcular la aceleración de la gravedad como 9,6 m/s², bastante cerca del valor real, que es de 9,8.

Para realizar las mediciones, Riccioli utilizó diversos péndulos bien calibrados y llegó a entrenarse en la medición mental del tiempo, siguiendo las oscilaciones de sus péndulos. Después, anotó en sus tablas los resultados pertinentes, calculando así las distancias recorridas por los objetos arrojados, el tiempo de caída y, en consecuencia, la aceleración obtenida.

 

Entre otras cosas, Riccioli observó que el tamaño de los objetos hacía variar sus tiempos de caída, intuyendo que el aire frenaba el descenso de los objetos en una proporción calculable. Estos experimentos los llevó a cabo para demostrar que Galileo se equivocaba cuando afirmaba que la aceleración de la gravedad era constante, sin embargo, como buen científico, y una vez comprobados los correspondientes datos, Riccioli tuvo la decencia de reconocer su error y atribuir a su compatriota la razón.

 

Puede obtenerse una traducción al inglés de la obra de Riccioli en este enlace. Es una traducción del latín original

Escribir comentario

Comentarios: 0